Skip to content

a. El desarrollo alternativo

El cuestionamiento al modelo de desarrollo vigente supuso un punto de partida para abordar lo que implica la apuesta a favor de propuestas alternativas. La desigual distribución de la riqueza, del poder o de los bienes de la tierra es, hoy en día, más evidente y escandalosa que años atrás. Esta inequidad muestra la incapacidad del modelo actual para solucionar los problemas económicos, sociales, políticos y ambientales que hoy aquejan a la humanidad. Un modelo basado centralmente en el crecimiento económico, que abusa de la explotación de los recursos naturales; que convierte en pobreza extrema lo que antes era vida; que obliga a migrar y a desplazarse a millones de personas; que somete a los pueblos del mundo bajo sus excluyentes premisas, imponiéndoles una única opción económica, política y social.

“Esta revisión del desarrollo no se debe a la iniciativa propia de las instituciones internacionales, sino que ha sido la realidad la que les ha obligado a ello. No hace falta pasar lista a los profundos procesos de cambio que ha experimentado nuestro mundo para afirmar que se necesitan nuevas respuestas. Quedémonos con dos referencias centrales: el protagonismo de los desafíos globales, entre los que el cambio climático puede ser el más emblemático, y la creciente interdependencia entre los países. Todo ello conforma un panorama de creciente complejidad e incertidumbre, ante el surgimiento de procesos nuevos que nos sorprenden y no sabemos todavía cómo gestionar” Alfonso Dubois

Frente a esta realidad, se plantean nuevos retos y desafíos, de generación de propuestas alternativas, de consolidación y de dar viabilidad a prácticas y experiencias que personas de distintos lugares del mundo están poniendo en práctica. Se trata de profundizar en nuestra acción social y política que se va construyendo desde abajo, dando poder social a los grupos y comunidades con las que caminamos. Este contexto de cambios, y sobre todo de gran inestabilidad, lo asumimos como un espacio de oportunidad para desarrollar nuevos rumbos y participar con mayor fuerza en la construcción de propuestas. El mundo cambia a gran velocidad, se crean nuevas formas de comunicación que tejen redes a lo largo y ancho del planeta, nuevas estructuras de poder, nuevos agentes sociales irrumpen en el escenario para proponer alternativas. Todo esto, nos impulsa a repensar lo escrito y lo vivido para afrontar una nueva realidad. No es tarea fácil y, supone un reto de enormes dimensiones en la búsqueda de alternativas al orden establecido.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: